Este sitio web usa cookies para que puedas disfrutar de una óptima experiencia de usuario y para que podamos entender cómo usas la web. Si consientes el uso de cookies en esta web, sigue navegando con normalidad. Puedes encontrar más información sobre las cookies que usamos y configurar su uso visitando nuestra página de configuración de cookies.

Blog

El poder de la meditación en el bienestar

meditar

Las personas que meditan regularmente dicen que dicha actividad proporciona beneficios mentales, espirituales y físicos, incluyendo la reducción del estrés y una sensación de bienestar. Incluso algunos médicos convencionales recomiendan la meditación para ayudar a tratar el dolor crónico, la ansiedad, la presión arterial alta y otras dolencias. Cómo funciona exactamente no se entiende con precisión, aunque la investigación se está acumulando y es realmente alentadora.

La meditación nos ayuda a llamar la atención hacia adentro y a calmar la mente. Se ejerce de muchas formas, que normalmente implican combinaciones de posturas, respiración, sonido, visualizaciones y movimiento.

La Meditación Trascendental de la India, por ejemplo, se centra en un mantra, que puede ser una palabra, frase o sonido que se repite con cada respiración lenta. La Meditación Budista Zen implica sentarse en posiciones especiales mientras dirige su conciencia a su postura y respiración.

Sin embargo, la investigación durante los últimos 30 años sugiere que la Meditación de Atención Plena puede ayudar en condiciones tales como insomnio, dolor crónico, psoriasis, fibromialgia y algunos trastornos psiquiátricos. Se ha demostrado que altera aspectos del sistema inmunológico, nervioso y endocrino y produce cambios en áreas del cerebro asociadas con la memoria, el aprendizaje y la emoción.

Esto es realmente alentador y debería servir para despertar al menos tu curiosidad sobre esta forma milenaria de expresión personal. Para ayudarte a conocer un poco mejor sus beneficios, vamos a relatar con detalle sus efectos probados y también te daremos algunos consejos para empezar tus sesiones de meditación.

Algunos hallazgos recientes

Se ha demostrado que la meditación puede ayudar a tratar un sinfín de patologías y problemas de comportamiento, de hecho, cuanto más se sabe de ella, más beneficios aparecen asociados a esta práctica tan centrada en mantenernos en el presente. Los ejercicios de cuerpo y mente han demostrado ser efectivos para tratar las siguientes afecciones:

  • Depresión: En un estudio de 2010 publicado en los Archivos de Psiquiatría General, que involucra a personas que habían sido tratadas con éxito para la depresión, la terapia basada en la atención plena fue tan eficaz como los antidepresivos en la prevención de recaídas.
  • Hot flashes: En un estudio de 2011 en la menopausia de 110 mujeres que pasan por la menopausia, los que participaron en un programa de ocho semanas basado en la atención plena reducción de estrés mejor con sus sofocos. Aunque el programa no redujo significativamente la intensidad de los sofocos, las mujeres reportaron mejor calidad de vida, mejor sueño y menos ansiedad y estrés.
  • Dolor: Los médicos a largo plazo de la meditación de la atención plena manejan mejor el dolor, publicó un estudio de 2010 en la revista Pain. Anticipar más dolor hace que el dolor actual empeore. Estar atento al presente ayuda a evitarlo. En un estudio anterior en la misma revista, la meditación de la atención plena redujo el dolor y aumentó la función física en las personas mayores con dolor lumbar crónico.
  • Inmunidad: En un estudio de 2009 de la UCLA en Cerebro, Comportamiento e Inmunidad, el entrenamiento de atención plena contrarrestó los efectos adversos del estrés en ciertas células inmunes clave en las personas con VIH.
  • Función cognitiva: El entrenamiento de Mindfulness ayudó a las personas a mejorar su desempeño en varias pruebas que requieren atención sostenida y otras habilidades mentales, en un estudio de 2010 en Conciencia y Cognición.

Para sacar el máximo provecho de la meditación consciente, se debe practicar regularmente.

Posturas de meditación para principiantes

Las mejores posturas de meditación son aquellas con una base amplia. Es por ello que ves a la gente meditando con las piernas cruzadas. Pero no tengas miedo, si te duelen las rodillas tan solo de pensarlo, no tienes que causarte ningún dolor, Con el tiempo, notarás que su flexibilidad está mejorando y seguro que te atreves con posiciones más avanzadas.

Todas las posturas siguientes (que van del más fácil a la más avanzada) requieren que te sientes con la pelvis inclinada levemente adelante. Esto acentúa la curva natural de la espalda baja y permite una posición muy fuerte y estable.

  1. Sentarse en una silla: usa una silla con altura ajustable o un cojín para que tus glúteos sean más altos que tus rodillas (de esta forma tu pelvis puede inclinarse hacia adelante y proporcionar una base para una columna recta). No te apoyes contra el respaldo. Mantén la columna vertebral sin apoyo y recta.
  2. Arrodillarse (usando un banco de meditación): las nalgas están apoyadas en un banco pequeño, en una posición de rodilla modificada que quita el peso corporal de las rodillas y los pies. Un banco de meditación japonés es ideal porque tiene una tapa acolchada que te mantendrá cómodo/a durante períodos prolongados. Es importante asegurarse de que las rodillas y los pies también descansan sobre una superficie suave. Sentarse de rodillas sobre los pies con las rodillas dobladas sin un banco provoca un corte de circulación a las piernas y la mayoría de la gente lo encuentra muy incómodo en unos minutos.
  3. Sentado en un cojín de meditación: se inicia con las nalgas apoyadas en el cojín y las piernas cruzadas por delante. Las rodillas pueden o no tocar el piso (dependiendo de tu flexibilidad). Si tus rodillas no tocan el piso, puedes apoyarlas con cojines. Con el tiempo tu cuerpo será más flexible y podrás empezar a eliminar estos soportes extras.
  4. Posición birmana: esta postura es común en el sudeste asiático. Los principiantes encontrarán esta posición más fácil que el loto, pero menos estable. Es una posición con las piernas cruzadas, pero los pies permanecen en el suelo. Si sus rodillas no tocan el suelo, simplemente relajarse y acostumbrarse a la posición sin forzarla. Con el tiempo, desarrollará la flexibilidad que necesita para los birmanos y las diversas posiciones de loto.
  5. Cuarto de loto: como la posición birmana, excepto que tu pie ha de reposar sobre la pantorrilla de la pierna opuesta, por ello es un poco más incómodo y requiere de un nivel de iniciación más elevado.

Como ves, son muchas las formas de conectar tu cuerpo y tu mente, de mejorar tu bienestar y sobre todo, de vivir la vida con más optimismo y control.

Virgin Active
#AlwaysDiscovering

Comentarios ()