Este sitio web usa cookies para que puedas disfrutar de una óptima experiencia de usuario y para que podamos entender cómo usas la web. Si consientes el uso de cookies en esta web, sigue navegando con normalidad. Puedes encontrar más información sobre las cookies que usamos y configurar su uso visitando nuestra página de configuración de cookies.

Blog

El aloe vera en la alimentación deportiva

aloe-vera

Cada día damos más importancia a una alimentación natural y a corregir los desequilibrios de nuestro organismo mediante alimentos y sustancias naturales que reúnen unas propiedades adecuadas para suplir nuestro posible déficit o carencia de elementos que deben estar presentes en nuestro organismo en unas proporciones adecuadas.

La gran mayoría de las sustancias correctoras que se elaboran en los laboratorios farmacéuticos están presentes en productos naturales tales como alimentos, plantas, minerales y animales.

Es evidente que, en algunos casos, la intervención de la Farmacología es necesaria y que los procesos de síntesis de determinados principios pueden colaborar a una más fácil absorción de los mismos por el organismo o, en otros casos, a una difusión más lenta necesaria, e incluso algunos que no podrían ser asimilados en su estado natural sin un procesamiento previo y una formulación exacta.

En otras ocasiones, el procesado de determinadas sustancias naturales puede llevarnos a conseguir aplicaciones más fáciles de los mismos productos naturales, como puede ser la elaboración de cremas mediante procesos de emulsión o a conseguir los niveles de concentración necesarios de una sustancia en un medio que podemos ingerir, como pueden ser procesamientos de infusión y solución.

Este es el caso del aloe vera, una planta ya de todos conocida y cuyas propiedades han sido aprovechadas desde hace años en la elaboración de cremas, geles, jabones y otro tipo de productos, muy enfocados tradicionalmente a la cosmética, pero cuya aplicación como complemento alimentario en la nutrición y en las aplicaciones deportivas de los complementos no está tan difundido.

Aquí queremos explicarte cómo puedes aprovechar esta planta en tu actividad diaria mediante elaboraciones propias y qué es lo que te va a aportar.

Qué es el aloe vera

Es una planta espesa y de tallo corto, de hojas verdes, carnosas y puntiagudas que almacenan el agua mediante la elaboración de una pulpa o gel en su interior. Este gel o carne es lo que contiene los nutrientes y elementos que le hacen tener unas propiedades curativas y saludables muy valoradas.

Ojo, no todas sus variedades son beneficiosas

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que existen más de 250 variedades de esta planta y que sus propiedades solo están presentes en tres o cuatro de ellas. La que más propiedades reúne de todas ellas es la variedad denominada Aloe arborescentes, por lo que, si realmente quieres beneficiarte de todas sus cualidades de una forma personal, natural y doméstica, será recomendable que te aprovisiones de hojas procedentes de esta variedad, o bien que la cultives tú mismo, lo que podrás hacer de una forma sencilla pues es una planta que no requiere unos cuidados especiales y que, en un clima como el nuestro, se adapta perfectamente a las condiciones de exterior o interior.

Propiedades del aloe vera

En el uso para deportistas estamos muy acostumbrados a su utilización en forma de cremas, gel o aceites, en forma local o tópica, debido a sus contrastadas propiedades analgésicas, antiinflamatorias y regenerativas, siendo adecuada para heridas de tipo abrasivo o quemaduras, para pequeños traumatismos y para la tonificación y cuidado de la piel en general.

Es menos frecuente en nuestro país que en otros donde este tipo de plantas, como el aloe vera o el Nopal (menos conocido, pero de muy altas cualidades), son utilizadas de forma tradicional en la cocina por sus propiedades, con altas cualidades en la alimentación deportiva.

Pero el aloe vera acumula en su interior una cierta magia y aporta a nuestro organismo elementos esenciales de gran valor.

Principales aportes del aloe vera

  • Alto contenido en polifenoles de gran valor antioxidante
  • Compuestos como el campesterol, el lupeol y el beta-sitoesterol están presentes en el gel de esta planta, con unas propiedades antinflamatorias muy aconsejables sobre todo en procesos crónicos.
  • Su jugo natural es muy nutritivo y aporta a nuestro organismo vitaminas A, B, C y E; por ejemplo, la vitamina B, en todas sus variedades, es muy importante en el reforzamiento del sistema nervioso, favoreciendo los reflejos y la coordinación, tan necesarios en la mayoría de actividades deportivas.
  • El aporte de minerales como calcio, hierro, magnesio, zinc, sodio, manganeso y potasio es también de los más completos que podemos encontrar.
  • Es un gran liberador de toxinas, favoreciendo la eliminación de las mismas en la sangre.
  • Sus características antiinflamatorias contribuyen a mantener las arterias flexibles y es un buen regulador de la presión arterial, lo que favorece el ejercicio saludable.
  • Contribuye a mantener el colesterol de forma equilibrada, eliminando el colesterol malo y favoreciendo el desarrollo del bueno.
  • Incorpora un elemento denominado glucomanano, que facilita la conversión de los azúcares en energía, lo que, además de ser importante para el control de determinadas enfermedades como la diabetes, en el plano deportivo mejora el rendimiento.

Cómo podemos preparar el aloe vera

Fundamentalmente, aprovecharemos el gel interior de la planta, aunque su látex, la lámina de hoja, puede ser empleada también por sus propiedades laxantes, pero es mejor hacerlo por separado para un mejor control de dosificaciones y una correcta aplicación a los fines que deseas conseguir.

Una vez extraído el gel, que deberá ser de una planta madura en edad superior a dos años para aprovechar todas sus cualidades, y que realizaremos mediante la apertura y corte de la hoja y extrayendo las pequeñas formaciones cristalinas que encontramos en su pulpa, lo batiremos en una licuadora o batidora con medio vaso de agua.

El resultado de esta elaboración podemos consumirlo directamente o bien podemos endulzarlo con miel o incorporarlo a otros batidos y zumos.

Tampoco conviene exagerar su consumo

Es importante mantener un consumo moderado y controlado de, aproximadamente, medio vaso o un vaso diario, ya que una mayor cantidad podría conllevar reacciones adversas.

Como ves, en la naturaleza no paramos de encontrar infinidad de productos que son sumamente beneficiosos para la salud y que en muchas culturas son utilizados tradicionalmente en la alimentación. Incorporar estas elaboraciones a tu dieta no solo contribuye a mejorar tu rendimiento físico en las actividades cotidianas y en tus aficiones y deportes, sino que enriquece tu vida y la hace mucho más natural y saludable.

Virgin Active
​#AlwaysDiscovering

Comentarios ()