Este sitio web usa cookies para que puedas disfrutar de una óptima experiencia de usuario y para que podamos entender cómo usas la web. Si consientes el uso de cookies en esta web, sigue navegando con normalidad. Puedes encontrar más información sobre las cookies que usamos y configurar su uso visitando nuestra página de configuración de cookies.

Blog

El alimento de moda: el tempeh

tempeh

Las visitas al herbolario o a las tiendas de productos naturales son cada vez más comunes entre las personas que quieren cuidar su salud a través de la alimentación. Quizás, si en los últimos tiempos has pasado por una de ellas, te has podido topar con un producto del que tal vez no sepas mucho: el tempeh.

Te suene el nombre o no, la realidad dice que es un producto que tiene mucho parecido con el tofu; este sí, mucho más popular. Aún hoy no es todo lo fácil de conseguir que se pueda pensar, pero de manera creciente va apareciendo en las estanterías de tiendas especializadas porque tiene gran aporte nutricional para los deportistas y para los amantes de la cocina vegetariana.

¿Qué es en sí mismo el tempeh?

El tempeh es un alimento originario de Indonesia, concretamente, de la isla de Java, donde se consume desde el siglo XII. A pesar de que es el único derivado de la soja que no procede de China o Japón, su popularidad es muy grande en muchas de las gastronomías existentes en el sureste asiático.

Este producto es el resultado de la fermentación de la soja y se presenta siempre en forma de pastel. En este sentido, comparte similitud con el tofu, que también es elaborado a partir de los granos de la soja. No obstante, el tempeh posee otras características en cuanto a sabor, textura y aporte nutricional debido a que el tiempo dedicado al proceso de fermentación de la soja hace retener una cantidad más alta de proteínas, de vitaminas y de fibra. El sabor es más intenso que el del tofu, llegando a asimilarse al de las nueces o las setas. Asimismo, su composición es más rígida, por lo que consigue darle ese aspecto de pastel tan característico.

Debido al alto valor nutricional que presenta, es utilizado en todas las partes del mundo como parte importante dentro de las dietas vegetarianas como sustitutivo de la carne. También se utiliza como alimento en diversas recetas en sustitución del queso. Lo que queda claro es que ayuda a reconstituir la flora intestinal y a favorecer el tránsito intestinal.

¿Qué beneficios aporta el tempeh?

Como ya hemos comentado anteriormente, este alimento se puede utilizar en sustitución de ciertos productos de origen animal porque destaca principalmente por su alto contenido en proteínas. En este sentido, podemos afirmar que realiza su labor a las mil maravillas, puesto que unos cien gramos de tempeh pueden aportar al cuerpo humano alrededor del 40 % de las proteínas que necesita cada día. Además, nuestro organismo aprovechará todos sus aminoácidos esenciales.

A este aporte nutricional, es digno de destacar que el tempeh es un alimento que puede ser de gran ayuda a las mujeres que estén pasando por la etapa de la menopausia. Esto es debido a que es capaz de aliviar todos los síntomas habituales al mismo tiempo que fortalece los huesos. La razón la encontramos en que en el proceso de fermentación el tempeh mantiene toda la fibra de las habas de soja. Esa fibra, por otro lado, te ayudará a regular tu tránsito intestinal.

La propia fermentación con la que se elabora crea antibióticos naturales que fortalecerán la resistencia de tu cuerpo contra las infecciones intestinales. Es muy recomendado también para los deportistas diabéticos porque regula el nivel de azúcar en la sangre.

Diversos estudios han confirmado que su consumo también puede reducir el riesgo de enfermedades coronarias y de los diversos tipos de cáncer que tengan como lugar de acción el tracto digestivo.

¿De qué maneras se cocina el tempeh?

El proceso de fermentación es muy complicado porque necesita de una temperatura constante y sin ventilación, muy típica de las regiones del sureste asiático. Casi todo el tempeh que puedes encontrar fuera de Asia ya está preparado y envasado al vacío, pues ha debido pasar por los diversos registros sanitarios, además de ser pasteurizado para poder ser consumido. En algunas tiendas especializadas en cocina asiática es posible encontrar tempeh fresco que puedes comprar congelado y que debes cocer previamente antes de consumirlo en casa.

De cualquiera de los modos, te recomendamos que siempre lo cuezas al vapor durante al menos diez minutos o que lo dejes marinando antes de usarlo en alguna de las recetas. Estos dos métodos ayudan a que su textura sea más suave y adquiera más el sabor del resto de alimentos con los que lo cocines. Varias de las formas más utilizadas para cocinar el tempeh son:

  • Asado al horno. Cortado en lonchas y marinado con las especias que más nos gusten, poniendo un rico acompañamiento de verduras o ensalada.
  • Frito en un salteado. En forma de cubitos o trozos dispares, lo puedes mezclar con verduras y salsa de soja o agridulce.
  • En platos calientes. Puedes darle un toque asiático a tus sopas y caldos, añadiendo trozos de tempeh al resto de ingredientes.
  • Rallado. Como te hemos comentado, es un buen sustituto del queso, por lo que deja volar tu imaginación y pon tempeh en aquellas comidas a las que añades queso.

Es importante destacar que el tempeh puede sustituir al tofu en casi todas las recetas en las que se usa. De todos modos, en cuanto a su utilización no hay nada escrito, por lo que puedes jugar con su sabor y textura y mezclarlo o unirlo a sándwiches, empanadas, quichés, etc.

¿Cómo puedo elaborar tempeh en casa?

Si quieres elaborar el tempeh en la comodidad de tu casa, necesitas soja blanca y el hongo Rhyzopus Oligosporus. Cocina la soja hasta que quede blanda, trocea y retira las cascarillas. Una vez escurrida, añade el hongo y disponte, con calma, a realizar la parte más complicada del proceso: es necesario mantenerlo en una temperatura en torno a los 31º centígrados durante unas 30 horas. Una vez pasado este tiempo, el bloque resultante debe ser congelado para detener la fermentación. Es decir, creemos que opinarás como nosotros en que es mejor comprarlo en tiendas especializadas y saltarse este complicado paso, ¿no?

Virgin Active
#AlwaysDiscovering

Comentarios ()