Este sitio web usa cookies para que puedas disfrutar de una óptima experiencia de usuario y para que podamos entender cómo usas la web. Si consientes el uso de cookies en esta web, sigue navegando con normalidad. Puedes encontrar más información sobre las cookies que usamos y configurar su uso visitando nuestra página de configuración de cookies.

Blog

Combate la pereza

combate-pereza

Es una verdad mundialmente reconocida que, sea cual sea la estación del año, no hacer nada siempre ha sido, es y será, una de las actividades más atractivas y cómodas que se pueden encontrar en cualquier lugar. Vivimos en un mundo propenso a la pereza: la televisión, la comida precocinada, los automóviles… todo parece estar hecho para facilitar al máximo la vida evitando el mínimo esfuerzo. Sin embargo, para alcanzar una meta, por muy fácil o sencilla que resulte, hay que dedicar un tiempo y un esfuerzo, una constancia que solo es posible lograr combatiendo la pereza.

Hay que tener claro una cosa: la pereza no es algo genético, es una condición que se adquiere con el tiempo, y como tal, que aumente o disminuya depende de que uno dedique más tiempo y esfuerzo a aquellas actividades que considere importantes, o justo, al contrario, le dedique al sofá jornadas maratonianas. En definitiva, que, si la pereza es tu más fiel acompañante, debes saber que es fácil desligarse de ella con la puesta en práctica de unos sencillos consejos:

Marcarse un objetivo realista

Este punto puede parecer una obviedad como una montaña, pero la realidad es que a menudo solemos “hacernos castillos en el aire” y cuando nos fijamos un objetivo o nos marcamos una meta en concreto, solemos imaginarnos ya en la cúspide de la montaña, cuando el camino ya ha sido recorrido en toda su extensión. Lo cierto es que para lograr alcanzar grandes metas hay que enfocar objetivos realistas, que estén definidos a corto o medio plazo para que tanto el progreso como la conclusión sean abarcables en un tiempo cuanto más corto mejor. Y una vez alcanzados, se vuelven a establecer otros objetivos un poco más elevados, siempre con las mismas directrices. Un ejemplo de lo mencionado sería correr un maratón. Es imposible correr todo un maratón sin haber practicado ejercicio nunca, sin embargo, sí que puede establecerse un objetivo de correr durante un km, luego dos, después tres y así sucesivamente…

La constancia

Con la constancia ocurre algo muy similar. Y es que, para lograr unos objetivos, hay que establecer una rutina que sea realista, que sea accesible teniendo en cuenta la disponibilidad y las posibilidades de llevarla a cabo. Y ponerla en práctica no requiere ningún esfuerzo extraordinario, ya que basta con empezar con rutinas más ligeras y pausadas, e ir incrementándolas con el paso del tiempo para que así, la dedicación a aquellos objetivos que nos hayamos marcado, se incremente paulatinamente.

El entrenamiento

Ya lo decía la abuela: nadie nace sabiendo. Pues eso, que todo lo que pretendas realizar requiere de un entrenamiento, a veces moderado, a veces intenso, pero ten por seguro que todo, absolutamente todo, requiere de un entrenamiento que a veces será tedioso, pero que en otras muchas -posiblemente la mayoría-, será tu fuente de motivación, ya que poco a poco verás los resultados que obtienes.

La compañía

Uno de los mejores remedios contra la pereza es la buena compañía. Y es que no hay nada mejor que rodearse de gente a la que le encante el deporte para que se nos contagie su actitud, su optimismo y sus ganas de comerse el mundo. De esta manera, no solo será mucho más divertido, sino que también se obtiene ese empujón que algunos días necesitamos para poder arrancar.

El descanso

El cansancio es uno de los peores enemigos de cualquier actividad, ya que, faltos de sueño y agotados, no solo se incrementa la pereza, sino también la apatía, la sensación de embotamiento, etc. El descanso sirve para reponerse y es tan necesario como saludable. Así pues, descansando bien, verás que cada día te levantas con las pilas recargadas, con ganas de desayunarte el mundo.

Las condiciones óptimas

Cada persona es diferente, por ello, ningún remedio es eficaz para todo el mundo. Así pues, si quieres saber qué es lo que mejor te sienta, debes probar, probar y probar. A algunas personas el ejercicio matutino les ayuda a sobrellevar el día con optimismo y buen humor. En cambio, a otras el ejercicio nocturno les alivia y relaja todas las tensiones acumuladas durante el día, otros lo practican durante el fin de semana para desconectar, o por diversión… Puede haber miles de contextos distintos y cada cual debe descubrir el que mejor se acomode a sus condiciones particulares y preferencias.

Vida saludable

Comer sano, evitar el tabaco o el alcohol son prácticas que te ayudarán considerablemente en tu batalla contra la pereza. Y es que una buena alimentación hará que estés mucho más sano, que te encuentres con más energía y con mejor ánimo.

La vida es un juego

Tómate la vida como un juego, tu juego. No debes plantearte las rutinas, los objetivos y las metas como una tarea ardua y fatigosa, sino como una variante en tu vida, una forma distinta de ver el mundo. Quizás haya de vez en cuando alguna tarea que te canse más de lo que quieres, o que no te guste, pero ten en cuenta que solo va a durar un rato, y que, tras un buen descanso, volverás a estar totalmente recuperado.

No te obsesiones

Tampoco hay que obsesionarse con lograr estrictamente todos y cada uno de los objetivos marcados. A veces, por la razón que sea, no podrás llegar hasta donde pretendiste. En estos casos no le des más importancia de la que realmente tiene, ya habrá otro día más fructífero. Lo que está claro es que tendrás muchas, muchísimas más oportunidades de superarte a ti mismo.

Siguiendo los consejos y recomendaciones indicadas en los puntos anteriores conseguirás huir de la pereza y no volver a saber de ella, pero si hay algo especialmente importante que te va a ayudar de veras, es que pase lo que pase, no procrastines, no lo dejes para el próximo lunes, ni tan siquiera esperes hasta mañana, hazlo, empieza a partir de ya, cuanto antes lo hagas, antes notarás los muchísimos beneficios que te va a reportar, así que ¡mucho ánimo!

Virgin Active
#AlwaysDiscovering

Comentarios ()